Cerave BLOG

Icon >

Cómo tener la cara limpia sin resecarla

como-tener-la-cara-limpia

Si buscas lucir una piel hermosa en todo momento, lo más importante es conocer cómo tener la cara limpia y sin impurezas, así que llegó el momento de analizar si tu rutina de limpieza es la adecuada, pues esta es clave para mejorar el aspecto de tu piel y notar resultados.

Nuestra piel nos protege de todas las agresiones como la contaminación, suciedad, cambios de temperatura, entre otras muchas, por ello es importante que la cuides adecuadamente y la mantengas sana.

Para que mantengas una piel limpia y sin resequedad es importante que verifiques los productos que utilizas ya que ellos deben de ser adecuados para tu tipo de piel. Sigue estos pasos para realizar una limpieza facial adecuada.

 

Frecuencia

No es necesario lavar tu rostro muchas veces al día, esto podría resecar tu piel, lo más recomendable es que lo hagas solo dos veces al día, es decir por la mañana y por la noche, pero si eres de las personas que realizan ejercicio físico, debes lavar tu cara al terminar de hacerlo.

Cómo lavar la cara

Si te estás preguntando qué producto es el ideal para limpiar tu rostro, la Limpiadora Hidratante CeraVe, es ideal para todo tipo de piel, pues ayuda a equilibrar la barrera natural de la piel sin resecarla. Su fórmula con ceramidas, sin espuma y de textura suave, remueve gentilmente la suciedad, la oleosidad y el maquillaje. Aumentando el nivel de hidratación desde su primer uso.

Es un sustituto ideal del jabón, se puede aplicar tanto en rostro como en cuerpo, es suave para pieles sensibles y ayuda a tu piel si es que se encuentra irritada, con psoriasis o dermatitis atópica. Además, contiene ácido hialurónico que ayuda a retener la hidratación natural de la piel.

Para lavar tu cara, lo ideal es hacerlo con agua tibia o fría, humedece tu rostro y toma un poco de jabón con los dedos y esparcelo suavemente por todo el rostro con movimientos circulares. Posteriormente retíralo con abundante agua y seca tu rostro con una toalla dando pequeños toquecitos, evitando usar mucha fuerza o frotar la toalla contra tu piel.

Protección

Después de lavar tu rostro y secarlo no olvides humectarlo, no importa el tipo de piel que tengas, es indispensable aplicar una crema humectante y protector solar.

Limpiar tu rostro debe ser un hábito, diariamente límpialo e hidrátalo para mantenerlo hermoso.